Juntos le cambiamos la cara al cáncer

Blog

CONOCE MÁS ACERCA DEL CÁNCER DE RECTO


Al igual que el cáncer de colon, el cáncer rectal es altamente curable si se detecta en etapas tempranas. En comparación, el cáncer colorrectal se refiere a cualquier cáncer que pueda ocurrir en el colon o el recto. Los estudios realizados estiman que cerca de 40.000 nuevos casos de cáncer de recto serán diagnosticados en los próximos años.

Los cirujanos que los tratan son expertos en métodos quirúrgicos y no quirúrgicos de las enfermedades del colon, recto y ano. Su formación actualizada en oncología es fundamental para llevar a cabo el tratamiento adecuado.

Prevenir su aparición

La supervivencia del paciente está fuertemente relacionada con el momento en el que se diagnostica la enfermedad. Por otra parte, se ha demostrado que, en la mayoría de los casos, el cáncer de colón se desarrolla desde pólipos que en un principio eran benignos. Estos son eliminados mediante el procedimiento llamado colonoscopia, ya que, de esta manera, el riesgo de padecer cáncer rectal se reduce considerablemente.

Los especialistas en la detección de este tipo de cáncer se basan en antecedentes médicos y familiares del paciente. A las personas de mayor riesgo se les aconseja generalmente que reciban su primera prueba a una edad más temprana.

Existen indicios que señalan a la dieta como un factor clave en la prevención del cáncer colorrectal. Esto se debe a que una alimentación baja en grasa, rica en fibra, granos enteros, frutas, verduras y nueces puede ayudar a mejorar nuestra salud y a prevenirlo.

Hasta la fecha, se desconoce la causa exacta del cáncer de recto. Sin embargo, los siguientes agentes pueden aumentar el riesgo de padecerlo:
  • Pólipos colorrectales.
  • Edad (se suele diagnosticar a una edad avanzada en el 90% de los casos).
  • Antecedentes familiares.
  • Antecedentes personales de enfermedad de Crohn, cáncer de útero, mama u ovario.
 

Síntomas comunes


El cáncer de recto a menudo no causa síntomas y se detecta durante las pruebas de rutina. Es importante señalar que otros problemas de salud comunes pueden causar algunos de los mismos síntomas. Por ejemplo, las hemorroides son una causa común de sangrado rectal, pero no causan cáncer de recto. Los síntomas del cáncer rectal incluyen:
  • Estreñimiento, diarrea, gases, hinchazón o dolor
  • Sangre roja o muy oscura en las heces
  • Dolor abdominal
  • Pérdida de peso
  • Vómitos
Los síntomas como el dolor abdominal y la pérdida de peso suelen tardar en aparecer. Por ello, cuando aparezcan alguno de estos síntomas se recomienda acudir a su médico lo antes posible.

Diagnóstico y tratamiento de este tipo de cáncer

Las pruebas y exámenes de detección se realizan como parte del proceso para determinar la presencia de cáncer en las personas que presentan síntomas de la enfermedad. Se pueden utilizar diferentes técnicas de detección, entre las que destacan:
  • Historial médico.
  • Examen físico.
  • Análisis de sangre.
  • Examen rectal digital: consiste en la inserción de un dedo con guantes y lubricado en el recto para detectar las anormalidades que se puedan presentar.
  • Proctoscopia: consta de un examen de la cavidad anal y recto con un instrumento estrecho llamado proctoscopio.
  • Colonoscopía: es un examen que se realiza en todo el colon con un instrumento largo y flexible llamado de esa forma.
  • Biopsia: se basa en Tomar muestras de tejidos para que puedan ser vistos bajo un microscopio y analizadas para detectar signos de cáncer.
El tratamiento de quimioterapia o radioterapia se puede aplicar antes o después de realizar la cirugía adecuada, dependiendo de la etapa en la que se encuentre el cáncer. El seguimiento después del tratamiento es fundamental, incluso cuando el cáncer parece haber sido completamente eliminado del cuerpo del paciente, ya que puede darse el caso en que la enfermedad se repita. Las células cancerosas no detectadas pueden permanecer en el cuerpo después del tratamiento.

Los cirujanos de colon y recto se encargan de que la recuperación del paciente sea plena, verificando en todo momento la recurrencia del cáncer en intervalos específicos.

Se requiere de cirugía para extirpar el cáncer de recto. Sin embargo, dependiendo de la ubicación en la que se encuentre y el estadio, esta podrá realizarse a través de una apertura del recto o del abdomen. El tumor y los ganglios linfáticos se eliminan por completo, junto con una porción del recto normal a cada lado del tumor.

Una colostomía es una abertura quirúrgicamente creada que conecta una parte del colon con la piel de la pared abdominal. Este procedimiento normalmente suele hacerse en un número muy pequeño de pacientes con cáncer de recto.

Por otra parte, las técnicas quirúrgicas mínimamente invasivas pueden ser utilizadas por cirujanos entrenados basándose en el caso individual de cada paciente.

Cada día, la comunidad científica suma sus esfuerzos en investigar esta enfermedad, con el objetivo de ofrecer el mejor pronóstico a sus pacientes. Por ello, es fundamental destacar la labor de estos profesionales, que en la última década han logrado considerables avances en la prevención, el diagnóstico y el tratamiento del cáncer colorrectal

Comments (2)


Deja tu Comentario

Tu dirección de email no será publicada.

*


Logo-Fundacion-Simmon
Somos una organización sin ánimos de lucro creada para contribuir con una mejor calidad de las personas diagnosticadas con cáncer, sus familiares y cuidadores. Te ofrecemos asesorías profesionales personalizadas en sicología, enfermería, asuntos legales y nutrición.

DONACIONES

Cuenta de Ahorros Bancolombia #17171422281 A nombre de: SINERGIAS INTEGRADAS PARA EL MEJORAMIENTO DEL MANEJO ONCOLÓGICO

HORARIO DE ATENCIÓN

lunes 8:00 am - 4:30 pm
martes 8:00 am - 4:30 pm
miércoles 8:00 am - 4:30 am
jueves 8:00 am - 4:30 pm
viernes 8:00 am - 4:30 pm
sábado 9:00 am - 12:00 pm
domingo Cerrado

CONTACTO