1. Inicio
  2. Documentos
  3. Guía del Cáncer
  4. Tipos de Cáncer
  5. LEUCEMIAS

LEUCEMIAS

Es la decimoprimera enfermedad oncológica en incidencia y décima en mortalidad a nivel mundial, ocupando el octavo lugar en incidencia y mortalidad dentro de Colombia según cifras arrojadas por GLOBOCAN, con cerca de 5 nuevos casos al año por cada 100.000 habitantes y relacionada con 4 decesos por cada 100.000 habitantes para nuestro país. Esta enfermedad, sin embargo, incluye consigo un número de enfermedades cuya principal característica es la infiltración de células cancerosas en la médula ósea. Es un trastorno hematológico maligno caracterizado por la proliferación de leucocitos anómalos que infiltran la médula ósea, la sangre periférica y otros órganos. Esta tiene dos divisiones: linfoide y mieloide y estas, a su vez, pueden presentarse como un proceso agudo o crónico.
        1. Leucemia Linfoide: Cuando hablamos de Leucemia Linfoide hacemos referencia a aquellas células cancerígenas que aparecen en las células linfoides del cuerpo, es decir de las células encargadas de la respuesta inmune específica. Que es aquella que nuestro cuerpo tiene ante aquellos antígenos que le llevan a tener una iniciación y un desarrollo.
          1. Cuando se presenta como un proceso agudo hay una carencia de células sanguíneas normales en el torrente sanguíneo. Sus síntomas más comunes son debilidad y cansancio frecuentes, sensación de mareo o aturdimiento, dificultad para respirar y hematomas (moretones) constantes.
          2. Cuando se presenta como un proceso crónico, se comienzan a ver afectados los glóbulos blancos que se diseminan por el torrente sanguíneo. Sus síntomas tienden a estar relacionados con los de la Leucemia Linfoide Aguda, aunque este tiene la particularidad de manifestarse a través de ganglios linfáticos agrandados, fiebre o pérdida de peso.
           
       
      1. Leucemia Mieloide: Cuando hablamos de Leucemia Mieloide hacemos referencia a aquellas células cancerígenas que aparecen en las células mieloides del cuerpo. Es decir, aquellas células relacionadas con la médula ósea.
        1. Cuando se presenta como un proceso agudo hay rápida proliferación de células anormales. Sus síntomas son parecidos a la leucemia linfocítica pero además parecen infiltraciones gingivales, nódulos cutáneos e infecciones recurrentes que no responden a los antibióticos. El mielograma o biopsia de medula ósea, se requiere para el diagnóstico.
        2. Cuando se presenta como un proceso crónico tiene tres etapas:
          1. Fase crónica: Hay fatiga, sudoración nocturna, palidez, disnea, anemia, falta de apetito, pérdida de peso, sensibilidad a la palpación en el área del esternón, al examen puede encontrarse un hígado grande.
          2. Fase de aceleración: Se refiere a los pacientes que han estado en tratamiento durante algún tiempo y han mostrado varios signos de evolución de la enfermedad.
          3. Fase blastica: Es inevitable que las personas entren en esta fase blastica, fase terminal, rápida y agresiva que no responden al tratamiento
       
      Fuentes: 
      GLOBOCAN http://globocan.iarc.fr/   
      NIH, recuperado: https://www.cancer.gov/espanol/tipos/leucemia
      AMERICAN CANCER SOCIETY, recuperado de: https://www.cancer.org/es/cancer/leucemia-linfocitica-aguda/deteccion-diagnostico-clasificacion-por-etapas/senales-sintomas.html
¿Te resultó útil este artículo? Si No 1